"PLAZA ROJA"

Hábitat gnóstico. Óleo sobre tela. 70 x 70 cm. 2015.

 

MÁS ALLÁ DE LA PLAZA ROJA

Hace tiempo que he decidido no sucumbir al sentir predominante, que asocia el fin de la era del petróleo con el fin de la civilización humana conocida. Una puerta se cierra pero otra se abrirá, lo que se presenta es una oportunidad histórica preciosa y no una catástrofe. Mi huida hacia adelante puede ser tan criticable como el derrotismo que los embarga, no caeré en esta espiral de Angustia Maltusiana propia de los que reniegan de su especie, y desdeñan las capacidades y virtudes positivas que aún nos quedan.

El porvenir energético que nos espera, la sobreabundancia basada en FUHIRE acrónimo con el que denomino el trípode energético que sustentará nuestro mundo; conferirá a la humanidad un poder inusitado, una potencia plástica colosal, una infinita capacidad para manipular la materia y el espacio, como jamás pudimos imaginar. Podríamos pensar entonces que correremos el riesgo de alterar la fisonomía del planeta, degradarla, multiplicar nuestra población mundial, y agotar todos los recursos naturales disponibles: PERO ESO YA HA ACONTECIDO.

Las dos últimas revoluciones industriales, basadas en los combustibles fósiles CAPEGASU, dispararon nuestras expectativas de vida, nos llevaron a la luna, nos hicieron soñar y confiar en el porvenir, nos alejaron del pensamiento mágico y la superstición, nos hicieron creer en un mundo de cornucopia, de plenitud y hedonismo, de inmediatez e inmortalidad; y al trasladarnos a este estado de cosas, a este “orden lógico” de consumo, bienestar y saciedad, lo hicimos arrastrando montañas de materia, biomasa, y polución.

Dentro de unos días las naciones se reunirán en París, para debatir e intentar por enésima vez llegar a un Gran Pacto Global contra el Cambio Climático, una de las grandes consecuencias al que nos ha conducido el lado temerario e inconsciente de nuestro súper-cerebro, maravilloso pero insatisfecho, curioso e infantil, soñador y pragmático al tiempo, que ha hecho de nosotros una especie adicta al emprendimiento y a la generación de problemas; una especie magnífica y cruel, creativo-destructiva.

NO, ese enorme poder que se avecina (basado en FUHIRE como digo), fruto del puro ingenio humano y de las circunstancias, lo utilizaremos precisamente para darle la vuelta a la tortilla. Comprenderemos la gravedad de la situación y la oportunidad que la providencia nos ofrece. Comenzaremos a prepararnos desde hoy, para el nuevo paradigma energético FUHIRE, su llegada e implantación,… empezaremos a imaginar y planificar desde ahora el traslado hacia el mejor de los mundos posibles, hacia el orden más deseable, si sabemos entender con claridad la oportunidad y el potencial energético que se presenta a las puertas... Leer Más.

¡ULTREIA! OS SALUDO. 

Tisho Babilonia.